miércoles, 17 de junio de 2009

¡Buenas noches Esperanza!

La noche era limpida como la patena. El cielo, con su oronda y lechosa luna, cuajado de brillantes estrellas desplegaba toda su luz. La noche era calma y calurosa, y nos acogía en su seno, como sólo una madre sabe hacerlo. Desde aquí podemos contemplar el firmamento, recorrerle, y fundirnos con él. Si por mi fuese, detendría la noche.

video

6 comentarios:

Gema Ruiz dijo...

Al escuchar esta narración,uno no puede por menos que recordar el hermoso poema de Quevedo"Si hija de mi amor/mi muerte fuese/!que parto tan dichoso que sería /el de mi amor contra la muerte mía/!Que gloría,que el morir de amar naciese!.
No puedo imaginar final más glorioso.
!Que gloría, que el amar de morir naciese! ¿verdad?

pepa salero dijo...

Esta historia me ha hecho recordar inmediatamente otra "bendita muerte" como la de la canción de Nora Arnezeder "Enterré sous le bal" (Enterrada bajo la pista de baile). En otra ocasión puedo mandaros la traducción de esta divertida y nostálgica chanson française.
Saludos.

pepa salero dijo...

ENTERRADA BAJO LA PISTA DE BAILE
Hay quien sueña en Père Lachaise*
con un mármol, unas letras de oro y para completar la decoración,
dos ángeles diciéndose tonterías.
Yo, si muero antes que mi hombre,
por un microbio que no tenga nombre
o aplastada por un camión,
no quiero el cielo como reino
Quiero que los chicos de la funeraria deslicen suavemente mi ataud bajo el parqué aún vibrante tras una serie de soberbios tangos.
Quiero escuchar sobre mi cabeza miles de escarpines, miles de zapatos girando tarde y noche.
Si muero antes que mi hombre...
Quiero que me depositen discretamente bajo el baile de mis dieciseis años y unos puñados de serrín serán las estrellas de la Osa Mayor.
Debajo, yo sabré qué orquesta curra haciendo la romanza.
Para que el amor sea de gala,
la muerte no tendrá importancia.

Père Lachaise es el mayor y más célebre de los cementerios de París, donde están enterradas muchas personalidades ilustres.

evaRisto dijo...

"que muero porque no muero" era un clamor constante en Teresa de Ávila.
Impresionante su Éxtasis de Bernini.
En la película ÁNGELES Y DEMONIOS, se nos presenta como símbolo del elemento fuego.

pepa salero dijo...

"En las aguas de la mar
se ven reflejos de oro
cuando el sol se duerme
en los brazos de la mar.

Y el sol descansa,
la mar es un espejo
donde su azul se vuelve negro
y sus nubes rosas.

Cuando el sol se apaga,
las estrellas del mar
hacen un cielo al revés
donde duermen los delfines"

Yves Duteil
"La Puesta de Sol"

pepa salero dijo...

LAS FECHAS DE ANIVERSARIO

Tengo un profundo respeto por las fechas de aniversario,
estas puertas que el Tiempo dispone a nuestro alrededor
para abrir un instante nuestros corazones a sus misterios
y permitir al pasado viajar hacia nosotros.

Siempre me sorprenden las coincidencias,
que nos hacen un guiño desde el fondo de su memoria,
poniendo felicidad en los días anodinos
y haciéndonos pensar que nada es al azar.

Quizás sea ése un medio por el que se manifiestan
aquellos que se han marchado a otro universo,
de tendernos la mano por el amor que nos queda,
para ayudarnos a veces a franquear fronteras.

¿Podemos nosotros a través del Espacio
influir así en el curso de los años,
o será un jirón de su pena que pasa
dejando flores en el calendario?.

Existe en todo caso, en los aniversarios,
una parte de magia que hace surgir, en cualquier parte,
las caras o las palabras de aquellos que nos son queridos,
de los seres que nos faltan y duermen en nuestros corazones.

Ellos están aquí, en alguna parte, por un fugaz instante
y, en las alegrías que a menudo comparten con nosotros,
vuelven a dormirse certeros de que nada ha ocupado su lugar
y que su recuerdo nos ha quedado muy dulce.

Sin amor nuestra vida no es más que un largo viaje,
un tren que nos transporta a través de los años,
pero aquél que mira un poco el paisaje
abre ya su corazón por una eternidad.

Por encima de las palabras y de la benevolencia,
existen voces difíciles de discernir
hechas de recuerdos, de amor y de silencio
y que muchos sabios os dirán ignorar.

Ellas son un privilegio en medio del sufrimiento,
un bálsamo para los días que no se pueden olvidar,
que pudieran parecer que no tienen importancia
pero que curan las heridas difíciles de cerrar.

Tengo un profundo respeto por las fechas de aniversario,
estas puertas que el Tiempo dispone a nuestro alrededor
para abrir, a veces, nuestros corazones a sus misterios
y permitir al pasado viajar hacia nosotros.
Para abrir algunas veces nuestros corazones a sus misterios
y permitir al presente parecernos más dulce.

LES DATES D'ANIVERSAIRE. Yves Duteil