martes, 22 de septiembre de 2009

Ven a mi

Sé que sufres desde que te vi. Siempre en silencio suspiras por mi. Vas a verme sin más que decir.
video

3 comentarios:

pepa salero dijo...

Amor y sufrimiento parecen ir siempre encadenados, Amigos.
Quiero compartir con vosotros, si me permitís, un bello poema de Pablo Neruda y su sentir sobre el dolor y el sufrimiento ajeno:

"EL MONTE Y EL RÍO"

En mi patria hay un monte.
En mi patria hay un río.
Ven conmigo.

Quiénes son los que sufren?
No sé, pero son míos.
Ven conmigo.

No sé, pero me llaman
y me dicen "Sufrimos".
Ven conmigo.

Y me dicen: "Tu pueblo,
tu pueblo desdichado,
entre el monte y el río,

con hambre y con dolores,
no quiere luchar solo,
te está esperando, amigo"
...

El Principito dijo...

¡Bravo Amigos al apostar valientemente por la canción romántica en estos tiempos que corren¡. "Ven a mi" es bellísima y está cargada de deliciosa incertidumbre. Mais ¿por qué los adultos sois tan complicados a la hora de tomar la iniciativa, de dar el primer paso?. Por aquello de reivindicar estas canciones hay una que también maravillosamente expresa esa dulce angustia
"Le premier pas"
Quisiera que ella diera el primer paso. Lo sé, eso no se hace, pero me gustaría que fuera ella quien venga a mí porque, mire usted, yo no me atrevo a buscar la manera de verla, de gustarle, de acercarme, de hablarle... y no asustarla; de decirle palabras de amor sin saber a cambio si a ella le gustará o rehusará este primer paso.
El primer paso...quisiera que ella diera el primer paso. Se puede esperar mucho tiempo, podemos pasar los años contemplándonos y vivir cada uno en su lado. La encontraré en la parte baja de la escalera, después, como todos los días, ella me dirá "buenos días". Sólo que esta vez me cogerá del brazo, me conducirá a su casa donde daremos el primer paso de amor. En su cama, día tras día, me desvelará su cuerpo y tendremos remordimientos por no haber dicho mucho antes la pimera palabra. La primera palabra..., quisiera que ella dijera la primera palabra.
En la noche, yo lo sueño,¡qué ingenuo¡. Si quisiera simplemente hacerme una señal muy bajito, entonces lo creería. El primer paso... (Gerard Lenorman). Espero que os guste.

evaRisto dijo...

Así es, amor y sufrimiento son como las dos caras de la luna, pero el amor camina siempre de la mano de la esperanza y así lo expresa el poeta en la última estrofa:

"Oh tú, la que yo amo,
pequeña, grano rojo
de trigo,
será dura la lucha
la vida será dura,
pero vendrás conmigo."